OTOPLASTÍA

Es una cirugía en la cual se resuelven las deformidades de la oreja, desde la ausencia total de la oreja (microtia) a simplemente una proyección muy notable de la misma por la ausencia de algunas de sus partes. Se puede realizar en niños y adultos, sin embargo es ideal realizarla durante la infancia ya que existe menor probabilidad de que la oreja regrese a su estado previo por la memoria del cartílago de la oreja, además de que evita que el niño (y los padres) pasen por pasen por el estrés psicológico que implica. Es un procedimiento que no modifica la audición del paciente.

La intervención se puede realizar con anestesia local con sedación o anestesia general, con una duración aproximada de 1 a 2 horas. Se realiza a través de una incisión detrás de la oreja para exponer y remodelar el cartílago.

 

No requiere hospitalización por lo que el paciente puede a volver a casa unas horas después de haber realizado la operación. El paciente debe de guardar reposo relativo por 7 días, deberá utilizar un vendaje para mantener el cartílago en su posición, este se utiliza por al menos una semana continuamente, posteriormente se utilizara únicamente por las noches por 1 mes. Los resultados son apreciables desde el primer momento donde se aprecia que las orejas quedan pegadas a la cabeza.