RELLENOS FACIALES / TOXINA BOTULÍNICA

Los materiales de relleno son materiales biocompatibles, estériles e inmunogénicos, que se utilizan para corregir arrugas y surcos, para dar volumen a determinadas zonas de la cara, como los labios, o revitalilizar la piel de forma natural y mediante un procedimiento sencillo.

Hoy en día existen diversas sustancias infiltrables para el rejuvenecimiento de la piel y la reposición de los volúmenes perdidos (ácido hialurónico, hidroxiapatita de calcio, entre otros); no existe ningún material de relleno que por sí mismo sea mejor que otro. La elección de uno u otro dependerá del criterio médico, atendiendo a las características y requisitos específicos de cada paciente.

La infiltración de materiales de relleno es una técnica mínimamente invasiva que permite al paciente reincorporarse a la vida social y laboral de forma inmediata; se aplican con anestesia local. Pueden emplearse como complemento de la Cirugía Facial o de otros tratamientos faciales, como la Toxina Botulínica.

La toxina botulínica, tras su infiltración en el músculo debajo de la piel de la zona que se desea tratar, actúa inhibiendo por relajación el movimiento muscular. Con este efecto se pretende que desaparezcan las arrugas y por tanto proporcionar un aspecto más juvenil en la piel. Tiene una duración temporal, entre tres a seis meses, lapso después del cual debe renovarse la dosis.

Es un tratamiento poco doloroso que tiene las ventajas de no necesitar un tiempo de recuperación ni tampoco de cuidados y a diferencia de otros tratamientos de rejuvenecimiento de la piel, no hay problemas en exponer la piel al sol.