LARINGOSCOPÍA

Es un procedimiento que permite el estudio de las vías aéreas superiores, principalmente la faringe (garganta) y la laringe; también permite realizar otros procedimientos más invasivos, como toma de biopsias, o microcirugía laríngea. Este examen puede ayudarle al médico a diagnosticar muchas afecciones diferentes que involucran la garganta y la laringe. Dentro de las indicaciones para realizarla están: Problemas respiratorios, como respiración ruidosa (estridor), Tos crónica, Expectoración con sangre, Dificultad para pasar los alimentos, Dolor de garganta que no desaparece, Problemas en la voz que duran más de tres semanas, Extraer un cuerpo extraño, Ronquido, Apena obstructiva del sueño.

 

Es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general. Tiene una duración aproximada de 1 hora, dependiendo del caso. Se realiza a través de la cavidad oral, por lo que no queda ninguna cicatriz.

 

En el postoperatorio es muy importante el reposo de la voz, especialmente en procedimientos a nivel de la laringe. Requieren de 15 días de reposo relativo, sin embargo en el caso de profesionales de la voz se requiere de al menos 28 días de reposo de su actividad profesional; en el caso de laringoscopias únicamente diagnosticas no es necesario el reposo después del procedimiento. La dieta es normal, sin embargo hay que evitar alimentos calientes por el riesgo de sangrado e irritantes porque producen congestión nasal.