RINOPLASTÍA ESTÉTICA

Es una cirugía en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz tales como la giba ósea, el hueso que sobresale del dorso de la nariz a semejanza de una joroba, las desviaciones hacia la derecha o izquierda de la totalidad de la nariz y las malformaciones de nacimiento o adquiridas en la vida por traumatismos y enfermedades.

Actualmente se busca que la nariz devuelva la armonía facial del paciente, siguiendo los rasgos estructurales de la cara.

 

Se puede hacer de dos maneras: abierta (se hace una pequeña incisión en la columella nasal) o cerrada (todas las incisiones quedan por dentro de las fosas nasales). Es frecuente que la rinoplastia se acompañe de otros procedimientos que busquen mejorar la función nasal (cirugía del tabique nasal, cirugía de los cornetes, cirugía endoscópica nasal). Conviene, por lo tanto, hacer una correcta valoración de la función nasal antes de programar la cirugía para evitar la necesidad de una segunda intervención. La duración del procedimiento es aproximadamente de una hora y media a dos.

 

Una vez finalizada la cirugía, en algunos casos es necesario colocar unos tapones en las fosas nasales con el objeto mantener la estabilidad de la pirámide nasal y evitar sangrados en el postoperatorio, sin embargo algunos pacientes no llegan a requerirlos, logrado respirar desde el postoperatorio inmediato a través de la nariz. La férula y el vendaje nasal se colocan sobre el dorso y la punta nasal, teniendo como función mantener y preservar los cambios realizados en la cirugía mientras cicatrizan los tejidos; deben dejarse por espacio de 1 a 3 semanas, posterior a lo cual la piel de la nariz deberá protegerse con bloqueador solar.

 

Durante los primeros días se debe mantener reposo relativo, en posición semisentado, ingiriendo abundantes líquidos (debido a la sequedad oral que produce la respiración oral) y tomando los analgésicos y demás medicamentos prescritos. La alimentación puede ser normal según la tolerancia del paciente. El momento de retirar el taponamiento varía de 3 a 5 días dependiendo del tipo de intervención.